Prohibiciones sexuales, una inusual manera de irse calentando

Una forma muy sencilla de variar nuestra actividad sexual es imponernos prohibiciones que nos obliguen a imaginar nuevas maneras de hacerlo.

Es algo que se tiene que hablar y en lo que hay que ponerse de acuerdo, pero puede ser muy divertido ir imaginando prohibiciones diversas:

* No hacerlo en el dormitorio
* No hacerlo en un determinado horario
* No hacerlo dos veces seguidas de la misma forma
* Hacerlo al ritmo de la música
* Desnudar sólo con la boca
* No permanecer en una postura sexual más de un minuto
* No poder dejarlo hasta tener dos orgasmos
* Poner un límite de orgasmos a la semana
* Practicar tres provocaciones (contacto sexual sin llegar al orgasmo) antes de acabar

Podemos inventarnos tantas prohibiciones como queramos o necesitemos, siempre que no nos preocupen tanto que no nos dejen disfrutar del sexo. Quién iba a decir que prohibir pudiera ser divertido!.


Comments

No Comments

Leave a reply

Nombre*

Correo*

Website

Blue Captcha Image
Refrescar

*